Qué come mi gato – PARTE I
Comments 8
- gatoteca on 23/07/2014 inAprendizaje

DSC_1202

 

Repetiremos hasta la saciedad que la nutrición es la base de la salud. En los gatos, las personas, los perros e incluso en las plantas, el cubrir al organismo de los nutrientes necesarios, ni más ni menos, es primordial para un buen funcionamiento de todos los órganos y tejidos. Y no es sólo estar sanos físicamente sino también emocionalmente, ya que el tener un exceso o carencia de una u otra cosa provoca pequeños desequilibrios que pueden afectar al comportamiento de todo ser vivo.

 

Hoy quiero hablar del pienso, alimento seco procesado, bolitas o como estéis acostumbrados a llamarlo. No quiero hablar de marcas, sino del tipo de alimento en sí mismo como producto y de la diferencia de calidades que se pueden encontrar en el mercado.

 

La dieta procesada es toda aquella que ha pasado por un estudio en laboratorios, se ha fabricado y se comercializa como producto final, para alimentar directamente a nuestro gato sin necesidad de realizar ninguna acción sobre ella, tales como el pienso, el alimento húmedo (latita), los premios, etc. Es la más cómoda para nuestro ritmo de vida acelerado donde muchas veces no tenemos ni tiempo de cocinar para nosotros mismos pero, ¿es realmente bueno el pienso para nuestros gatos?

 

Porque pensemos… ¿Qué come un gato en libertad? ¿Cómo es su organismo? ¿Qué necesita para estar equilibrado?

 

El gato es estrictamente carnívoro, en libertad se alimenta únicamente de presas vivas, pequeños animales tipo roedores, pájaros, alguna alimaña… Se come la carne, las vísceras, los huesos y, lo único de lo que se alimenta que no sea su propia presa, es lo que ésta lleva en el interior de su estómago, prácticamente fruta, verdura, hortalizas, cereal y siempre en muy poca proporción.

 

Al igual que su físico está altamente preparado para cazar este tipo de presas, su organismo y aparato digestivo están diseñados para digerir y metabolizar este tipo de alimentos, no otros. Su intestino delgado es muy corto, a diferencia del nuestro, por ejemplo, por lo que todo lo que sean nutrientes de lenta absorción, no proporcionan ningún beneficio a nuestros gatos, sólo hacen que trabaje en vano sin un resultado positivo para ellos, lo que pasa con los cereales (veréis más adelante lo importante que llega a ser esto…). Y no olvidar otro factor importante, que es que su presa tiene un gran contenido en líquidos, cosa que el alimento procesado no.

 

Entonces… ¿Qué es el pienso realmente?¿Con qué estoy alimentando a mi gato? Un poco de historia:

 

El pienso es un producto que se ideó dirigido a perros en 1860 en USA, basado en una mezcla de trigo, remolacha y sangre de res, creando controversia sobre la nutrición de estos animales de compañía, comenzando la lucha entre fabricantes.

Con la depresión de los años 30 los propietarios comenzaron a buscar métodos de alimentar a su mascota con un producto más barato que la carne fresca, por lo que comenzó el auge de este tipo de productos, apareciendo poco después la comida en lata.

 

Las dudas sobre este tipo de alimentación crecieron por la falta de carne en los mismos, por lo que se comenzó a añadirles deshechos de las fábricas cárnicas que no eran aptas para el consumo humano (carne dañada, enferma, partes inutilizables y subproductos de carne), mezcladas y cocinadas durante varios días con otros productos (grano en mal estado, cáscaras, cereal no apto para consumo humano) matando varios pájaros de un tiro: uno, acallar las malas críticas al añadir proteína, dos, aprovechar un material que se tiraba hasta entonces y, tres, mantener el bajo coste del producto.

 

Hasta ahora el pienso era fabricado como una galleta, pero en 1950, ya después de la II Guerra Mundial, acogió el formato de pequeñas bolitas realizadas mediante extrusión, alegando que durante el proceso se mezclaban mejor las materias primas, dando lugar al mercadeo entre marcas, cada uno sus propios argumentos para “elegir mi pienso sobre la competencia”. Comenzaron a entrar seriamente en el juego los veterinarios, que hacían informes sobre qué era recomendable para tu perro o no, avalando una marca en vez de otra, y comenzando con el concepto de “deber añadir nutrientes que no están presentes en las materias primas que componen el pienso” y creando el ideal de “alimento completo sustitutivo de cualquier otro tipo de alimentación”, incluso atacando el hecho de dar a tu mascota productos frescos o sobras, “muy dañinas para ellos”.

 

Una verdadera batalla mediática comenzó a librarse entre compañías, en prensa, televisión, revistas científicas y de entretenimiento, etc. También con la lucha de la imagen en los formatos y envases, cada vez más atractivos y luminosos. Seguidamente comenzaron a especializarse en fabricar alimentos específicos para enfermedades como las de corazón o riñón, que hoy en día cuenta con decenas de variantes, y que se reservaban para ser prescritos por un veterinario. Seguidamente aparecerían también los productos “Premium”, dirigidos a cachorros, razas, etc. Ya no bastaba con ser un alimento completo, ahora se discernía sobre la edad o raza del animal…

 

Ya no había que pensar, la alimentación de tu mascota ya no dependía de tu propio juicio sino de lo que los veterinarios, las marcas y las composiciones de los alimentos que fabricaban te imponían. ¿Por qué se iba a dudar de ellos?
Hasta 1974 era el NRC el que dictaba el protocolo de valores nutricionales requeridos en la comida de mascotas, pero a partir de esta fecha se crea el AAFCO por parte de la industria de comida para mascotas y se cambian los protocolos, es decir, los mismos que fabrican un pienso realizan estudios sobre si tal o cual nutriente es legal y correcto para tu animal, dejando al margen al gobierno, no sé si captáis la indirecta… Aunque en estos nuevos protocolos se estudian los porcentajes y desgloses de cada materia prima, se obvian el tipo de comida, la frescura o la digestibilidad, lo cual beneficia a las marcas manteniendo la parte más importante como algo que se obvia en las etiquetas del producto. Grandes batallas se libran a partir de este momento entre NRC y AAFCO, decantándose el primero en los valores nutricionales y el segundo en lo que haga falta para poder vender más producto.

 

El lema, extraído de “Una guía de sentido común para alimentar a tu perro o gato” es: “¿Por qué las dietas caseras no son recomendadas? Las dietas caseras no son recomendadas porque hay una gran oportunidad de que todos los nutrientes necesarios no estén disponibles o que no contenga la proporción adecuada. La preparación incorrecta y el hecho de cocinar pueden también mermar ciertos nutrientes y resultar en una dieta deficiente. También, las dietas caseras son usualmente más caras de producir y no brindan la mejor nutrición.». De repente, todos los propietarios de una mascota nos hemos convertido en seres ignorantes, incapaces de decidir con qué alimentar a nuestro animal, incapaces de elaborar un buen alimento por nuestra cuenta, incapaces de decidir más allá de escoger entre un pienso u otro (con suerte). Dejemos esta labor a los investigadores y veterinarios, ellos deciden por nosotros…

 

Últimamente la tendencia está cambiando. Cada vez nos fiamos menos, nos preguntamos más cosas y comenzamos a investigar por nuestra cuenta. Comienzan a aparecer nuevos piensos con distintas composiciones, basadas en proteína y alguna materia complementaria, evitando los cereales e intentando no sólo vender, como la mayoría de marcas, sino además conseguir una alimentación más adecuada, equilibrada y natural para nuestro pequeño felino. Pero, aún con todo, ¿sigue siendo la mejor opción?

 

Como comenté en el anterior post, nuestro objetivo no es convencerte de nada, pero sí que pienses, busques y valores por tu cuenta si el alimento que estás ofreciendo a tu gato es el correcto o no.

 

En la Parte II seguiremos hablando del tema, explicando más factores de alimentación relacionado con el pienso en sí, su composición y su digestión. No te lo pierdas!

 

Comments 8

-

2014-10-12 21:16:15

Hola, soy de México y acabo de encontrar este artículo, es justamente lo que estaba buscando, tanto el sitio, como el articulo, es muy interesante. Yo tengo dos gatos y me empezó a preocupar demasiado el alimento procesado, tanto el seco como el blando (latas), desde que el gato de una amiga su murió por un problema en el riñon derivado de este tipo de alimento. La verdad es que no he encontrado ningún sitio o información veraz sobre la realidad de estas compañias, el proceso de elaboración de sus productos, y las verdaderas quejas/problemas que existen en este momento sobre tal o cual compañia. He escuchado por ahí que las materias primas para la elaboración del famoso “pienso” (en México “croquetas”) es de lo peor, que es casi como darles veneno. Claro unas marcas menos que otras. Pero cuál es la realidad? que marcas son las que valen la pena? tengo muchas dudas al respecto, y mientras pueda, creo que es mejor darles un alimento a mis mascotas natural que uno procesado.

Espero con ansias la segunda parte y saludos desde México!

Macarena

2014-09-25 16:06:49

Buen articulo!! yo soy de Chile, pueden pasar a visitar mi pagina de datos y gatos :)

http://macagatuna.wordpress.com/

    gatoteca

    2014-09-28 11:03:59

    Qué majos tus gatetes y tu blog! Te animo a que sigas con ello, seguro que nos puedes contar cosas muuuuuy interesantes!! Un abrazo

Begoña

2014-09-24 17:35:53

Muy bueno el artículo y muy interesante, se consigue el objetivo de hacernos pensar, y es que el mundo está diseñado para lo contrario…en fin, muchas gracias! esperamos la 2º parte!

María Ra

2014-08-19 17:04:25

Hola,

me parece un artículo más que interesante. Desde las primeras enfermedades de mis primeros gatos, me planteé muy seriamente el tirar todos los piensos a la basura e informarme profundamente sobre la nutrición felina. Por fin me he decidido y estoy haciendo un curso que me parece muy básico pero es el lanzamiento a profundizar más en el asunto. Desde hace mucho tiempo opino que, gatos y humanos (no nos equivoquemos) vivimos “cegados” por lo que las grandes empresas y los gobiernos nos quieren hacer creer. Desde luego que este artículo está más que bien planteado y no me cabe la menor duda de que es más que lógica la idea de lo que comerían los gatos y cualquier otro animal…. desde luego que pienso seco NO. También pensemos que los problemas de sobrepeso no existen en animales en libertad así que ¿no habría que plantearse un cambio radical en la alimentación de nuestros compañeros peludos?. Una buena alimentación es una base muy sólida para la salud.

Ahora que os he descubierto, espero ansiosa la próxima entrega.

Un abraciño y un par de ronroneos.

María Ra

Alicia

2014-07-23 19:27:10

Un artículo interesante. Yo soy anti-piensos. Desde mi punto de vista, si me tengo que comer una vaca prefiero que la alimenten con pasto a pienso compuesto. ¿Por qué con mi animalito debería ser distinto? Igual que no creo en la comida preparada para mí, tampoco confío en ella para los animales ni los que tengo en cada, ni los que me venden en filetes.

Lídia

2014-07-23 14:28:28

Un arículo muy interesante.
Yo soy de esas personas desconfiadas con las marcas de pienso, he leído tantas cosas que no se qué opinar de la marca que uso (Ultima, para gatos esterilizados), pero veo muy mal otras por noticias de animales muertos u intoxicados a causa de comer pienso de “x” marca… Me gustaría tener más información, real y completa, como lo que decís de la frescura, nutrientes… que no aparece en el etiquetado del producto… Comida en lata uso Gourmet Gold… leí por internet que de los supermercados la mejor marca y que está bien en cuanto a primeras materias es esta marca… nunca me ha fallado, así que me fío, pero aún así siempre tendré una espinita de desconfianza porque no estoy segura de si realmente le brindo una buena alimentación a mi gato con ello. Algunas veces que hemos ido peor de dinero le he comprado otra marca… la última vez que lo hice se puso malísimo con diarreas y vómitos sin parar en días… estaba en mal estado, me costó mucho que se recuperase bien y le tuve que llevar de urgencias al veterinario un par de veces a parte de la visita normal de control… nunca más cambiaré la marca de la lata, ya no me fío de otras…
En fin, agradezco información sobre este tema, os he escrito un tocho al final, sorry xD
Esperaré la 2ª parte con ganas :)

Ana

2014-07-23 14:19:24

Me parece muy interesante lo que planteas. Yo siempre me he planteado estas cosas, pero no tengo los conocimientos para tomar una buena decisión . Gracias

You must be logged in to post a comment.