La Gatoteca es la sede física de la Asociación ABRIGA. Es una Asociación sin ánimo de lucro que se ha creado para ayudar a los gatos sin hogar.

Colaboramos con otros refugios, asociaciones y protectoras de España, que en muchas ocasiones están congestionados o tienen gatos en los que nadie ha mostrado interés, que se van haciendo mayores y no consiguen ser adoptados. Son estos gatos los que traemos aquí a formar parte de nuestra colonia controlada, los recuperamos física y emocionalmente si lo necesitan, e intentamos que encuentren un hogar definitivo. Entre que llega ese feliz momento y no, viven aquí como si fuera una gran casa de acogida.

Nos definimos como Club del Gato, porque tenemos gran cantidad de actividades educativas, terapéuticas y lúdicas del mundo felino. Realizamos cursos y charlas para que las personas que tienen un gato en casa aprendan cómo cuidarlo correctamente; también hacemos terapias asistidas para discapacitados y todo tipo de actividades de entretenimiento tales como yoga con gatos, conciertos en acústico, talleres de manualidades, festivales, mercadillos… todas en torno a los gatos o en colaboración con ellos.

También tenemos un espacio comercial lleno de productos y artesanías para gatos y amantes de los mismos, todo de temática felina, y adquiriendo cualquier artículo ayudas a nuestra colonia y a todos los gatos que están por venir.

Pero lo que más destaca es nuestro servicio permanente de café con gatos, donde podrás tomarte una café, un té, un refresco o lo que te apetezca al mismo tiempo que conoces a nuestros gatos, los acaricias, juegas con ellos y, si surge el amor, puedes llegar a tramitar una adopción, y así nosotros podemos ayudar a otro gato.

La cafetería funciona al revés que una normal, aquí lo importante son los gatos, y por ello cobramos por el tiempo de estancia con ellos en vez de por la bebida, la cual consideramos un aliciente más de la visita. Cada vez que acudes nosotros te invitamos a la primera consumición y, si quieres tomar algo más durante tu visita, puedes bajar en cualquier momento, servirte lo que desees, dejar una donación a la voluntad y volver a entrar con los gatos.

Es una zona de autoservicio y es todo sin alcohol. Lo único que pedimos es que, como los gatos viven libres en la sala, para evitar accidentes, si se quiere tomar algo que esté en cristal deberemos pasarlo a un vaso de papel, de forma que si algo se cae no se rompa y produzca cristales, que podrían ser peligrosos para los gatos.

Una vez que tienes tu bebida, hay varias formas de entrar. Lo mejor es hacerse socio de ABRIGA, ya que los socios tienen descuentos, días de acceso libre y actividades exclusivas; pero si es la primera vez que acudes, te recomendamos la visita puntual.

Lo que hacemos es colocarte una pulsera con la hora a la que entras con los gatos, de forma que puedas gestionar tu tiempo de estancia. Puedes estar todo lo que te apetezca sin límites, de diez minutos en adelante, nosotros siempre ajustaremos el precio al tiempo que pases con ellos. El pago siempre se realiza al finalizar la visita, queremos que entres y te relajes, disfrutes de los gatos y te olvides por un rato del estrés del mundo (gatoterapia).

El interior es como un salón de casa muy grande de dos plantas, con sofás, mesitas bajas, libros, wifi gratuito y… muchos gatos! Cuando decidas salir calcularemos el importe de la visita en función del tiempo que hayas estado. Aunque siempre nos ajustaremos a este tiempo, sí que damos unos precios orientativos que son media hora cuatro euros, una hora seis euros y, a partir de ahí, fraccionamos los seis euros en minutos. Tenemos también 50% de descuento para jubilados y para discapacitados y sus cuidadores; niños hasta 14 años incluidos pagan una entrada única de 3 euros todo el tiempo que quieran estar (máximo dos niños por adulto) y también tenemos otras ofertas temporales que van cambiando.

Y por último lo más importante de todo para nosotros, que es el bienestar del gato. Por un lado tenemos el aforo limitado de forma que, aunque la sala es muy grande, evitamos aglomeraciones que puedan agobiar a los gatos, de ahí que se pueda reservar con antelación en la pestaña “reservas”. No es indispensable, pero siempre lo recomendamos para fines de semana, festivos y grupos numerosos.

También hay que pensar que, aunque todos nuestros gatos son abiertos y cariñosos, no dejan de ser gatos que no conoces y que han pasado por una situación de abandono. Por ello tenemos una serie de normas que nos ayudan a que estén bien, no se estresen ni se agobien y tampoco tengan malas reacciones.

Sobretodo destacamos tres:

– Cuando un gato está durmiendo se le puede acariciar con cariño pero no molestarles ni despertarles.

– Se puede jugar con los gatos, tocarles, dejar que se suban encima nuestro… pero no podemos obligarles a estar con nosotros, retenerlos y menos cogerles en brazos, porque algunos no les gusta o les duele algo y pueden reaccionar mal.

– Se pueden tomar todas las fotos que se deseen pero sin flash, y también tenemos que lavarnos las manos con un poco de gel desinfectante en seco antes de pasar con ellos.

Esta es la casa de los gatos y nosotros somos sus invitados…

Espero que disfrutes de tu visita, nuestros gatos seguro que lo harán!

Estamos ubicados en pleno centro de Madrid, en C/Argumosa 28, justo detrás del Museo Reina Sofía y al lado de la estación de Atocha.

Horarios

De martes a domingo: abierto desde las 11h. Última visita todos los días a las 21:30 horas.
Lunes acceso exclusivo para SOCIOS y VOLUNTARIOS de las 17 a 19h.

Esperamos vuestras visitas, ¡¡¡miau!!!



Ver mapa más grande